Diálogo con las fuerzas pre-personales

forces prépersonnelles Aquí hay un extracto de un diálogo que tuve con las fuerzas prepersonales que forman parte del cosmos local. Expresan su perspectiva sobre la integración de sus energías en la materia atómica humana.

- "Todos los eventos son colocados o programados para permitir que una mayor conciencia se afiance en la Tierra. Dicho esto, la sincronicidad de los eventos es a veces difícil de lograr porque las fuerzas descendentes a veces nos sorprenden con su velocidad cambiante; debemos adaptarnos continuamente para mantener un equilibrio entre las diversas fuerzas en juego en el planeta. Estamos intentando penetrar en la conciencia humana en la Tierra, pero la tarea es ardua. Cuando vamos demasiado rápido, creamos desequilibrios psíquicos y nerviosos en los diferentes cuerpos de los egos, lo que la mayoría de las veces los hace disfuncionales. Hay muy pocos individuos en el planeta que puedan soportar nuestra presencia en ellos sin desequilibrarse... ...por lo que no podemos penetrar en ningún cuerpo para integrar la materia de la Tierra. Nuestro descenso a la materia atómica crea tensiones en la gente porque nuestra presencia los obliga a revelar los pliegues de la conciencia involutiva que aún están ocluidos en la Tierra, o bien a difractar nuestra energía. Cuando los egos logran integrar nuestra realidad, podemos explorar los confines de la materia del cosmos. La creciente fuerza psíquica de estos egos les permite crear gradualmente nuevas formas en la materia, tal como lo hizo la programación del alma durante el período de involución. Sólo hay dos formas de crear formas: a través de la difracción de nuestra energía sujeta a programación, o a través de nuestra energía penetrando lentamente en la materia atómica humana, sin difracción. En este último caso, nos hacemos cargo de la programación del ego para que la energía nunca se estanque sino que continúe creciendo de acuerdo con nuestro plan terrestre y cósmico.

Los egos a menudo tienen la ilusión de que el éxito material es una señal de éxito en la Tierra. Para ser real, el éxito debe venir de la integración de nuestras energías cósmicas en los diferentes cuerpos humanos. El reino que se establece en el ego es grande, porque el ego se convierte en un punto de unidad, o un puente, entre lo planetario y lo cósmico, entre el microcosmos y el macrocosmos. Esto es interesante para nosotros, porque este contexto nos permite sentir la perfecta continuidad de la energía cósmica en la materia, a través de los sentidos materiales del ego, que ya no es diferente de nosotros. Vemos, oímos y probamos por primera vez a través de los cuerpos del ego. Finalmente podemos sentir los sufrimientos resultantes de la difracción de la luz en la materia y los efectos de la contaminación que afecta a los cuerpos humanos inferiores.

Aunque las cosas se pongan difíciles a veces, ahora hay una conexión entre lo planetario y lo cósmico. El proyecto humano es ciertamente un éxito porque ahora tenemos prototipos que funcionan a nivel de forma; éstos permitirán a las futuras generaciones en la Tierra sostener la realidad universal en su interior. El real humano puede, hasta el día de hoy, volver a entrar en el cosmos".

— Sandra Vimont, 18 diciembre 2017