Las apariciones espirituales y la religión

archange

Hola,

¿Qué hay de las apariciones de la Virgen María o del Arcángel Miguel? ¿Tienen los sacramentos de la Iglesia Católica un efecto espiritual?

Sinceramente,

Sra. Rajasingam (Francia)


Hola !

Sus preguntas son interesantes. Las apariciones de la Virgen María o del Arcángel Miguel son formas que corresponden a realidades en los planos superiores de la conciencia humana. El obstáculo que surge durante estas apariciones es la dificultad para que el individuo no se someta a ellas. Si lo hace, experimenta una especie de intoxicación u orgullo espiritual, o una necesidad de arrodillarse ante la gran belleza de lo que ve. Tan pronto como lo hace, difracta su energía prepersonal (la energía que precede a la creación de su ego en la Tierra), de modo que se convierte en la marioneta de estas energías, en lugar de ser capaz de contener la realidad de lo que es. El problema nunca es la forma como tal, sino la relación que el ego tiene con la forma. En lugar de reflexionar sobre su experiencia o querer creer en algo más grande que él mismo, le interesa iniciar un diálogo con lo Invisible para tratar de comprender lo que está experimentando. Si no tiene una respuesta, es necesaria una relación de poder con su mente para contrarrestar su tensión o incomodidad por no ser consciente de la vida. Y si la respuesta que recibe es falsa, debe desafiarla. Entonces puede crecer en conciencia, en lugar de permanecer en la ignorancia de los orígenes de su vida cósmica.

En última instancia, los sacramentos que se ofrecen dentro de la religión católica sirven para abrir la conciencia de los individuos a la realidad de una vida en lo Invisible y para transmitir un marco moral social. Sin embargo, la estructura impuesta por la Iglesia moderna mantiene a los egos dentro de un marco restrictivo que no los instruye en la realidad de la mente, ni en el vínculo que debe existir entre el ego y la mente. Esta estructura los mantiene así fuera de la verdadera espiritualidad, es decir, fuera de un estado de conciencia que permite la fusión del ego con su espíritu. La palabra "espiritualidad" viene de la palabra inglesa "spirit", o "esprit" en francés... pero hay que decir que hay poco espíritu en la religión católica. ¿Por qué hay tan poco espíritu en la religión católica? Porque la fe que se defiende está fuertemente apoyada por la necesidad de creer en algo que permanece mudo. Sin embargo, un ego que entra en la autoridad inteligente de su mente obliga al Invisible a hablarle y a revelarse. Sin duda, el espíritu tendrá que salir un día de su silencio y empezar a hablar con el hombre y la mujer.

Tener fe en el propio espíritu, en el Espíritu Santo o en Dios sin ser capaz de mantener la propia energía prepersonal en el propio cuerpo es una aberración.... Una aberración temporal pero necesaria, el tiempo en que los cuerpos del ego se elevan en vibración y que su conciencia no necesita creer más. El nuevo ser ya no tendrá que sostener su vida con creencias, porque habrá aprendido a conocer la vida interior.

Finalmente, el individuo que contiene la totalidad de su energía prepersonal ya no necesita un marco moral o religioso para apoyar sus acciones, porque todo lo que dice y hace está apoyado por la autoridad de su propia conciencia integrada. Este último ya no vive el efecto espiritual sino que vive lo espiritual en él.

Con mucho gusto,

— Sandra Vimont, 25 de julio de 2018