El real de lo astral

archange

Hola Sandra,

Me gustaría tener su luz, por favor.

Descubrí lo supramental, con el blog de Iso Saintclair. Recientemente, me encontré con un libro llamado "La Destrucción del Astral"... ...y como siempre, estoy activando mi discernimiento, pero queda una pregunta. ¿Los eventos que estamos viviendo se deben únicamente a la manipulación del astral...? Pero entonces, ¿qué hacemos con todas las cosas que nos han sucedido y que nos ayudan a evolucionar...? Me faltan las palabras por esa pregunta... ¿Cómo puedo diferenciar entre lo que me pasa a mí, entre la intervención de mi ajustador de pensamiento y la manipulación de entidades astrales...?

Sé que recibes muchos mensajes, pero por favor, incluso una respuesta corta sería suficiente...

Atentamente.

Audrey (Francia)


Hola, Audrey,

Es un placer para mí ofrecerle mis ideas sobre el tema que le interesa. Debo decirle que no conozco a Iso personalmente, ni su trabajo, ni el trabajo que usted menciona. Considerando eso, sólo le responderé en base a lo que sé.

Cada ser humano en la Tierra tiene un cuerpo astral que es parte de la energía del plano astral. Así que, cuando hablamos del plano astral, debemos saber que este plano existe porque hay conciencias que lo habitan. El plano astral se identifica a menudo como problemático, pero es importante entender por qué.

Un ego que no puede soportar la energía de su espíritu se ve obligado a someterse a este fuego en una forma difractada, en una forma que ha mutado. Concretamente, la energía de su espíritu es entonces recuperada y coloreada por entidades que viven en el plano astral de su conciencia para ser reducida en su vibración, en lugar de pasar a través de su cuerpo astral sin problemas. La energía del espíritu alimenta así a las entidades que devuelven los pensamientos subjetivos al ego, un fenómeno que está en el origen de los mecanismos de defensa del ego y de la personalidad subjetiva. Sin embargo, no son estos pensamientos los que realmente son el problema, sino la incapacidad del ego para darse cuenta de que está siendo violado por pensamientos engañosos que lo engañan. En otras palabras, el problema proviene de la realidad de que el ego no sabe que los pensamientos que entran en su cabeza pueden provenir de varias fuentes... y que no debe creer sus pensamientos, sino que debe aprender a manejarlos inteligentemente. Si fuera capaz de hacer un perfecto manejo de los pensamientos que entran en su canal mental, la energía de su espíritu dejaría de alimentar a las entidades astrales. La energía de su espíritu podría entonces ser de verdadera utilidad para él.

Cuando el ego recibe el fuego de su espíritu en forma de ira (que no difracta por mecanismo psicológico), el equilibrio de poder que establece con su espíritu viene a denunciar la violación de la que es víctima por parte de las entidades del plano astral. A menudo se denuncia todo el plano astral... pero, en última instancia, si hablamos con matices, entendemos que es el aspecto involutivo del plano astral el que se denuncia, y no el plano astral como tal. Por supuesto, un ego que se ha fusionado con la energía de su espíritu todavía tiene un cuerpo astral... pero este último ya no es un obstáculo para la integración de la energía de su espíritu.

Todos los eventos experimentados por el ego tienen como origen su espíritu y espíritu universal. Cuando el individuo es capaz de soportar la totalidad de sus energías prepersonales sin difractarlas, se produce una fusión del ego con su energía surmental y supramental. Como ya no difracta su energía en los planos astral y surmental, se dice que las palabras y los gestos de este ego son reales, ya que ya no generan karmas. Sin embargo, si la energía prepersonal del ego se difracta (porque no puede soportarla), alimenta a las entidades involutivas y genera discurso y acciones subjetivas. Inevitablemente, cualquier energía que no pueda ser absorbida por el ego debe ser recuperada por los seres que gravitan a su alrededor; ninguna energía puede perderse; todo se recupera.

Muchos de los eventos vividos en la Tierra provienen de una difracción de luz prepersonal en los egos, pero no hay que olvidar que el espíritu y el espíritu universal están siempre detrás de esos eventos. Lo importante para el ego es aprender a usar todos los eventos, sin importar lo que sean, para crecer en conciencia.

Así, si se siente una tensión interior ante una declaración o un acontecimiento, esta tensión le dice que hay una mentira o una retención de información que debe ser identificada y denunciada ante planes invisibles. Puedes confiar al 100% en tu sentimiento interior, ya que representa la realidad de lo que eres. Es tu brújula. Lo racional o el intelecto pueden engañarte, pero no tus sentimientos.

Por último, puede estar seguro de que todo lo que le ha ayudado a evolucionar está siempre apoyado por su energía prepersonal, que es su espíritu y su Espíritu Universal (también podríamos incluir el Ajustador del Pensamiento, que también forma parte de los orígenes de su vida prepersonal).

¡Con gusto!

— Sandra Vimont, 18 de marzo de 2019