Entendiendo el karma y los eventos

archange

Hola,

He aprendido que el karma nunca hace evolucionar al alma, sino que siempre la fragmenta un poco más y que a veces se nos insertan recuerdos que ni siquiera nos pertenecen, que nos traumatizan muchas veces, etc.

Mientras que si te he entendido bien, dices que es el Espíritu el que nos trae los acontecimientos para hacernos crecer en la conciencia y que esto es un ajuste perfecto para nosotros.

¿Esto es real sobre el karma? ¿Cómo sabemos si los eventos vienen de los agentes de la Matriz o del Espíritu? ¿Podemos cambiar la programación en el camino? ¿Pueden también cambiarlo para obstaculizarnos, porque saben que lo sabemos?

Gracias,

Coralie (Francia)


Hola, Coralie,

Gracias por sus excelentes preguntas. El karma es el producto de la difracción de la luz prepersonal que desciende a los planos materiales. Esta luz ha sido difractada para permitir la creación del plano supermental, el plano mental inferior, el plano astral, etc., etc. Sin esta pérdida de luz no habría ningún espíritu, ningún ser humano en la Tierra. El karma es, por lo tanto, algo normal y natural, peculiar del proceso de descenso de la conciencia humana a la Tierra.

La luz prepersonal difractada (conocida como karma) es recuperada por las fuerzas descendientes, y sirve para alimentar su realidad. Luego se transmite en forma difusa o coloreada al ego. El ego es entonces desinformado por esta onda de pensamiento mutada o transformada.

El karma permite que el ego se haga gradualmente consciente de sí mismo a través del sufrimiento, a través del fenómeno de la repetición de la memoria. Por lo tanto, no hay una evolución real que se perpetúe en el individuo antes de que empiece a comprender lo que está sucediendo, es decir, que empiece a absorber su propia luz prepersonal, en lugar de rechazarla. Para ello, debe ser capaz de identificar el origen de sus pensamientos, es decir, debe saber de dónde vienen sus pensamientos para no creer en nada. Debe saber si los pensamientos que recibe en su canal mental provienen de él en un plano superior de su conciencia, o si provienen de las fuerzas descendentes - astrales o sobrenaturales. Estas últimas son falsas influencias que tratan de desinformarlo. Por lo tanto, el individuo debe aprender a ordenar sus pensamientos para no actualizar nada... y sólo él puede hacerlo, por supuesto.

Por supuesto, si el ego es capaz de mantener su luz prepersonal en sus cuerpos, deja de ser difractado y deja de alimentar las fuerzas descendentes, incluyendo las entidades astrales y sobrenaturales. Se puede decir entonces que el manejo de la psique de uno se vuelve perfecto. Así, el ego se saca a sí mismo de lo que se llama "la Matriz", debido a su capacidad para soportar su realidad multidimensional dentro de sí mismo.

De hecho, sucede que ciertos implantes u otros programas se integran en la realidad del ego, a pesar de sí mismo. Esto es permitido y aceptado por el espíritu y por el Espíritu Universal, porque estos implantes sirven para retrasar la penetración de la luz prepersonal en los cuerpos del ego... para protegerlo de una sobrecarga energética que no podría soportar... o para instruirlo de un ocultismo que debe desvelar. En última instancia, depende de cada ego entender el propósito evolutivo de su espíritu y su Espíritu Universal detrás de todo lo que está sucediendo. Ciertamente todos los acontecimientos, sin excepción, están regulados o aprobados por el Espíritu Universal, ya que éste precede al aspecto temporal de la realidad del ego y se ocupa de su evolución en el tiempo. En otras palabras, él tiene la visión global.

Lo que ustedes llaman los agentes de la Matriz son los seres que se alimentan de la energía prepersonal difractada de los egos. Son necesarios y seguirán siendo necesarios mientras el ego sea incapaz de soportar la realidad de su luz multidimensional. Incuestionablemente, todo lo que es aparentemente opuesto al ego es aprobado realmente por el Espíritu Universal... de lo contrario no sucedería, no existiría. Por lo tanto, es importante dejar de polarizar las formas y comenzar a tratar su vínculo con su espíritu, y su vínculo con su Espíritu Universal. La solución no está en la polarización de la vida, sino en el Conocimiento que va más allá de la creencia de lo bueno y lo malo.

La programación de un ego puede cambiar a lo largo del camino, pero este cambio ya estaría previsto... ...así que en este sentido, podemos decir que la programación no puede ser cambiada. Y para responder perfectamente a este aspecto de su pregunta, también deberíamos hablar de todas las posibilidades de líneas temporales paralelas que el ego experimentará, simultáneamente... pero ya he tratado este aspecto de las cosas en otro artículo reciente.

En conclusión, los seres que nos obstaculizan siempre lo hacen con el aval de nuestro Espíritu Universal, que busca perfeccionar la evolución del ego. Cada sufrimiento experimentado por el ego debe permitirle crecer en conciencia, en lugar de zozobrar una y otra vez en antiguos mecanismos psicológicos que lo obligan a difractar su luz. Cualquier forma de polaridad o discurso alarmista debe, por consiguiente, llevar al ego a enfrentarse con lo Invisible para extirpar de él lo real, porque de lo contrario, la polaridad y la creencia continuarán, y el ego seguirá alimentando las fuerzas descendentes contra las que creía que se estaba extirpando.

¡Hasta pronto!

Sandra Vimont, 22 de noviembre de 2019